DOS RAZONES

Sólo hay dos razones:

la razón del ELLO

y la razón del SUPERYÓ.

La razón de la CARNE

y la razón del ESPÍRITU  PURO.

Si se razonara este principio

no habría pleitos ni guerras.

Anuncios