CONÓCETE A TI MISMO Y A DIOS

La Palabra de Dios nos enseña quienes somos, de donde venimos y a donde vamos. También nos enseña que el hombre es carne (ello) y espíritu (superyó). Que por la carne [(ello) defectos] peca y tiende al mal; y por el espíritu humano [(superyó) virtudes] tiende a hacer el bien. Así mismo, dicha Palabra de Dios, que es la Santa Biblia Judeocristiana, nos enseña  quien es Dios, quienes somos y que desea de nosotros.

1.- ¿QUIENÉS SOMOS? Según nos enseña la Palabra de Dios en Gálatas 5.17, aunque esta enseñanza es en particular para la Iglesia de Cristo, la aplicaremos de manera general (Iglesia, judíos y gentiles), ya que todos los hombres tienen, en algún tiempo de su vida, una lucha carnal (ello y/o pecado) contra el espíritu humano (superyó y/o bien). Analicemos el pasaje antes dicho:

 “[…] Porque el deseo de la carne (ello) es contra el Espíritu, y el Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis…” (Gálatas 5. 17). Se entiende que dentro del hombre hay una guerra espiritual del mal (carne) contra el bien (espíritu humano) o del bien contra el mal.

2.- ¿DE DÓNDE VENIMOS? En la escuela enseñan que venimos del mono, según C. Darwin; y algunos hombres piensan que procedemos de otras cosas, sin embargo la Santa Biblia, que es Palabra de Dios, nos enseña que el hombre proviene de Dios, según el salmo 100.3 que a la letra dice: “[…] Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros mismos…” Por esta razón divina sabemos que Él nos hizo, y por ende de Él venimos.

3.- ¿A DÓNDE VAMOS? Antes vimos, de manera breve, que Dios nos creó, por esta razón divina, vamos a Él, sí y solo sí creemos y aceptamos que su Hijo Jesucristo murió en la cruz del calvario, por nuestros pecados y resucitó al tercer día y, vive y reina para siempre. Analicemos lo que Jesucristo dijo: “[…] El que oye mi Palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida…”

4.- JESUCRISTO ES EL SALVADOR Si somos pecadores, como lo dice la Biblia en Romanos 3.23 “[…] por cuanto todos pecaron, y están privados de la gloria de Dios…”  (NVI), entonces seremos justificados (perdonados) por la redención de Cristo Jesús, según dice la Biblia en Romanos 3.24.

Concluimos este breve tratado con las palabras inspiradas por el Espíritu Santo al Apóstol San Pablo, dirigidas al joven pastor Timoteo que dice: “[…] Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina…” Entendiéndose que, el gran peligro de herejía radica en uno mismo (ello) y, la doctrina sistemática o didaque cristiana, cuando esta es adulterada con paganismo que son: sectas, doxas (opiniones sin lógica bíblica), dogmas, sofismas (mentiras conscientes), paralogismos (mentiras inconscientes), tradiciones, costumbres de los pueblos contrarios a Jesucristo de Nazaret.

Amigo, te invitamos a estudiar y escuchar la Palabra de Dios en un templo que enseñen la Sana Doctrina Cristiana, de acuerdo a la Razón Superior de Jehová Dios, que es la Santa Biblia Judeocristiana. ¡DIOS LO BENDIGA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s