AFORISMOS

AFORISMOS DE PEDRO COLL CULUMEDO
PARA PREDICADORES Y MAESTROS
D121014C09:37APOSENTO

1.- “PARA ENSEÑAR, PRIMERO SE DEBE APRENDER”.
2.- “SI ENSEÑAS Y NO SABES, ¿ENTONCES QUE ENSEÑAS?
3.- “PARA ENSEÑAR LA PALABRA DE DIOS NO SE HACE CON ELOCUENCIA, SINO CON EL ESPÍRITU SANTO Y CIENCIA”.
4.- “EL QUE ENSEÑA A OBEDECER A DIOS, PRIMERO DEBE SER OBEDIENTE A DIOS Y A LOS HOMBRES”.
5.- “EL QUE ENSEÑA COSAS ESPIRITUALES, TAMBIÉN DEBE SABER COSAS TERRENALES”.
6.- “EL QUE ENSEÑA DE LA BIBLIA DEBE TENER EL ESPÍRITU SANTO DE DIOS Y DEBE ESFORZARSE EN EL ESTUDIO Y PREPARACIÓN DE LOS TEMAS QUE ENSEÑA”.
7.- “UN PREDICADOR EFICIENTE DEBE SER UN GRAN ESTUDIOSO DE LA PALABRA DE DIOS Y DE LAS CIENCIAS DEL HOMBRE DE RAZÓN”.
8.- “UN BUEN PREDICADOR DEBE TENER UN LLAMADO DE DIOS Y TENER EL DON DE MAESTRO”.
9.- “UN EFICIENTE PREDICADOR DEBE ESTRUCTURAR SU SERMÓN DESPUÉS DE INVESTIGARLO”.
10.- “UN CALIFICADO PREDICADOR DEBE CONOCER MUY BIEN LA BIBLIA Y LAS LECCIONES PRELIMINARES DE ESPAÑOL”.
11.- “UN EXCELENTE PREDICADOR RARA VEZ O NUNCA DEBE IMPROVISAR”.
12.- “UN BUEN PREDICADOR DELIMITA EL TEMA Y AHORRA PALABRAS, ANTES BIEN OBSERVA, ANALIZA, MEDITA, PRACTICA Y COMPRUEBA LA PALABRA DE DIOS”.
13.- “UN MAESTRO BÍBLICO DEBE AYUNAR, ORAR Y ESTUDIAR LA PALABRA DE DIOS; Y DEBE CONOCER QUE QUIERE DIOS PARA CADA OYENTE Y PREDICAR EL TEMA DEL PECADO A TIEMPO Y FUERA DE TIEMPO, LO OIGAN O NO LO OIGAN, LO ENTIENDAN O NO LO ENTIENDAN”.
14.- “EL MEJOR PREDICADOR PREDÍCA CON HECHOS, NO CON PALABRAS”.
15.- “¡PREDICADOR! ENTRESACA LO PRECIOSO DE LO VIL, Y SERÁS COMO LA BOCA DE DIOS”. (Jer. 15.19b).
16.- “¡PREDICADOR! SACA EL SUPERYÓ Y/ ESPÍRITU DE LO CARNAL Y/O PECAMINOSO Y PREDICARÁS COMO LA BOCA DE DIOS”. (según Jer. 15.19b).
17.- “¡PREDICADOR! PARA PREDICAR DE LA FE EN JESUCRISTO DE NAZARET, ESPERANZA EN J.C. DE NAZARET Y DEL AMOR SUI GENERIS DE DIOS, DEBES SER EXPERIMENTADO EN ESTOS TRES CONCEPTOS TEOLÓGICOS QUE SON LA ESTRUCTURA MEDULAR DEL CRISTIANISMO ÚNICO EN SU GÉNERO”.
18.- “¡PREDICADOR! SÉ DILIGENTE, NO PEREZOSO, TRAZA BIEN LA PALABRA DE VERDAD PARA QUE NO TENGAS DE QUE AVERGONZARTE”. (2 Tim. 2.15).
18.- ¡PREDICADOR! NO TE JUZGO, SINO COMPARTO ESTOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA EXCELENCIA MAGISTRAL QUE EL ESPÍRITU SANTO ME ENSEÑA, YA QUE ESTOY EN UNA PREPARACIÓN DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE DE LA BENDITA PALABRA DE DIOS.

19.- “¡MAESTRO Y/O PREDICADOR! PARA ENSEÑAR USA UNA LÓGICA HUMANA Y UNA LÓGICA BÍBLICA”.

PEDRO COLL CULUMEDO
PARA LEER MÁS DE PEDRO BUSCARLO EN GOOGLE

Anuncios

EL ENTENDIMIENTO (ENSAYO)

Los problemas y fricciones de los hombres son por falta de entendimiento. Por falta de este, los hombres de eras pasadas, presentes y futuras se han destruido y han destruido la tierra y los ecosistemas. De manera que hoy en día vemos como se destruye la primera célula de la sociedad que es la familia y la sociedad en general.

Hoy, la familia, escuela e iglesia poco o nada están haciendo por hacer hombres entendidos en toda su expresión.

La psicopedagogía está lejos del verdadero concepto de entendimiento. De modo que en las aulas se están enfocando a la educación del ello y/o carne, así que se están cosechando hombres sin entendimiento. Las escuelas construyen hombres materialistas, vanos, falsos, vacíos e ilusos.

Los que hemos sido formados y/o deformados en las aulas didácticas y los que han formado el equipo de constructores del conocimiento verdadero en las escuelas, sabemos que el acto de entender es simple y complejo. Es simple porque hay conocimientos fáciles, informaciones sencillas, lecciones preliminares para neófitos, pero según aumenta el grado, aumenta la dificultad y la complejidad.

Así mismo todos los hombres en nuestra interacción social diaria tenemos actos de buen entendimiento y mal  entendimiento con nuestros prójimos próximos con los que nos relacionamos. Por ejemplo, hay detalles de un buen entendimiento o mal entendimiento con nuestros padres, nuestros cónyuges, nuestros maestros, nuestros vecinos, nuestros líderes religiosos, nuestros amigos, etc. De igual manera cuando interactuamos de manera escrita con algún autor literario habrá un buen entendimiento y/o un mal entendimiento. Es decir habrá ideas o conceptos que fácilmente los entendemos y otros que no entenderemos.

Hay muchos factores que influyen en el bloqueo del buen entendimiento, estos son los más importantes: la idiosincrasia, la lengua, el método dialéctico de persuasión y/o la lógica, la filosofía, la teología, la cultura, el coeficiente intelectual y, para mi concepto, el más importante, el coeficiente espiritual.

Ahora  analicemos algunas definiciones etimológicas y conceptuales de algunos pensadores.

Basándonos en la raíz latina, intendo significa “tender hacia”, “dirigir”  y “aplicar”. Y razonando que entendimiento es antónimo o contrario de torpeza, cerrazón, cortos alcances, bobería, estupidez, estulticia (de estulto, que es necio), imbecilidad, idiotez, vaciedad, lentitud, cortedad, insensatez, entre otras. Por lo que con estos antónimos, uno positivo y otro negativo, podemos graficarlos en la recta numérica, quedando el concepto negativo a la izquierda de dicha recta y a la derecha el concepto positivo y así comprender mejor el primer significado, antes visto, de intendo, entendimiento, que es “tender hacia” el conocimiento. Entendiéndose que esa línea y/o vector proviene de una dirección o lugar contrario, que es la torpeza y/o idiotez y/o insensatez y/o ignorancia. De igual modo intendo significa “dirigir”, dirigir de un punto hacia otro, es decir de la insensatez hacia el conocimiento. También intendo significa “aplicar”, en el caso de entendimiento, “aplicar” el conocimiento.

Por otra parte encontramos en el diccionario de las ciencias de la educación lo siguiente: “[…] Para Aristóteles el entendimiento (gr. dianoia) es el espíritu (gr. lógos) o facultad anímica superior con dos funciones principales: la del pensamiento discursivo, que juzga, y la razón (gr. nous), que intuye nociones y principios, a diferencia de las facultades anímicas inferiores o potencias del alma (gr. dinámeis), que son los cinco sentidos y realizan el conocimiento sensible”.  Aquí comprendemos que para Aristóteles el entendimiento se divide en dos partes importantes que son: a) el espíritu (lógos) con dos funciones principales: la del pensamiento discursivo, que juzga, y la de la razón (gr. nous), que intuye nociones y principios, b) las facultades anímicas inferiores o potencias del alma (dinámeis), que son los cinco sentidos. Más sin embargo, nosotros hemos encontrado que el entendimiento se divide en dos partes: a) la razón (nous), que se asienta en el superyó que es el espíritu humano mismo, b) los sentidos o sensibilidad, que se ubican en el ello y/o carne, que es el alma humana. Por esta razón creemos que la ontología humana es: cuerpo, alma y espíritu, según la teoría bíblica paulina del ser.

El entendimiento es el acto de entender, este es un verbo que en hebreo bíblico es sakal y significa “ser prudente, sabio; prestar atención, ponderar, prosperar”. El significado fundamental de sakal parece ser “mirar, prestar atención”. De los siete significados dados anteriormente nos enfocaremos grosso modo en el término y concepto sabio.

Sabio es un hombre que tiene sabiduría. Sabiduría es el conjunto de conocimientos profundos que una persona ha adquirido sobre una materia a través del estudio o la experiencia. Es sinónimo de sapiencia. También significa capacidad para actuar con prudencia y equidad, según el diccionario Larousse 2009. Más sin embargo, aquí surge una pregunta ¿porqué las escuelas no tienen como meta hacer sabios? La respuesta es porque la educación en el mundo no tiene un enfoque bien definido de la sabiduría, en la sabiduría y por la sabiduría.

Aquí empezaremos a filosofar. ¿Qué es la sabiduría? ¿Cuántas clases de sabiduría existen? Estas preguntas ya la han tratado de responder filósofos del pasado y presente. Así mismo bien sabemos que la palabra filosofía proviene del griego filosofía “amor a la sabiduría”, esta se encarga del estudio de una variedad de problemas fundamentales  de cuestiones  como la existencia (quienes somos, de donde venimos y a donde vamos), el conocimiento (verdadero y falso), la verdad, la moral, la belleza, la mente y el lenguaje.

La filosofía se separó de la teología, siendo la primera la suma del conjunto de filosofías + orientaciones filosóficas; y la teología bíblica y sistemática enseña quien es el hombre, de donde viene, a donde va y quien es su creador, enseña el camino de la vida, enseña como caminar correctamente en esta  vida; así mismo enseña, sobre la creación y cuidado de la naturaleza y final del hombre y el universo.

El entendimiento es innato, según la biblia judeocristiana y algunos estudiosos, comprobando ambas fuentes con nuestro estudio y experiencia en el tema. Así mismo  se adquiere, estructura y construye el buen entendimiento.

Para estudiar el entendimiento humano tenemos primero que estudiar la ontología humana que según nuestra tesis el ser humano se compone, como antes dijimos, en cuerpo, alma y espíritu, según la biblia judeocristiana. Así mismo el cuerpo humano se compone de células, tejidos, órganos y huesos, estos funcionan de manera sistemática. De igual manera separamos en dos partes el alma, según Freud y Pablo de Tarso, que son: ello y/o carne [alma (psuque en gr.)] y superyó y/o espíritu [espíritu pneuma)] (. Aclaramos que eliminamos el tercer componente del alma, el yo, según la teoría de los yoes de S. Freud.

Para nuestro concepto  el entendimiento se divide en dos partes importantes que arriba lo mencionamos, pero completaremos la tesis:

  1. El ESPÍRITU HUMANO que es donde radica la razón (gr. nous). Llamado por Pablo de Tarso en la Epístola a los Colosenses 1.9 inteligencia espiritual. Esta inteligencia espiritual, para nuestro concepto radica en el superyó.
  2. El ESPÍRITU CARNAL o SENSIBILIDAD DEL ALMA (DINÁMEIS). Pablo de Tarso le llamó MENTE CARNAL (cfr. Col. 2.18, biblia judeocristiana, Reina-Valera, R-1960). Según nuestras investigaciones esa inteligencia carnal, se ubica en el

Si hasta aquí hemos explicado correctamente y usted amigo y/o hermano entiende lo que hemos tratado de enseñar, entonces nos encontramos con una realidad ontológica del hombre, que ha ocultado, o desechado, o ignorado la ciencia, y la fe en Dios. Y esta verdad es la verdad que Freud y Pablo de Tarso encontraron, y coincidieron en concepto, más no en términos. Ya que Freud dijo superyó-ello; Pablo de Tarso dijo espíritu-carne.

Si el hombre tiene una mente carnal y/o inteligencia del ello que pelea en contra de una mente espiritual, entonces Freud y la biblia judeocristiana tienen razón en decir que es una pelea de la vida contra la muerte. Es decir, se tiene una batalla intrínseca que solo un entendido sabrá elegir entre la vida y la muerte. El entendimiento de un sabio discernirá lo bueno de lo malo.

Para saber más acerca del espíritu y alma humana, hay que saber que de manera natural dentro del ser humano se tiene un polo positivo y un polo negativo. Queremos decir que existe el alma y espíritu humano una esencia del bien y una esencia del mal. Existe un hombre moral y un hombre inmoral. Como dijo Fromm, un cordero y  un lobo. Un santo y una bestia, según la biblia.

Si bien entendemos esta tesis podremos tener entendimiento espiritual para poder elegir lo trascendente y lo eterno. Podremos separar lo finito de lo infinito; lo valioso de lo vano.

El entendimiento es el vehículo de la sabiduría. Hay dos sabidurías: la benigna y la maligna. La primera proviene de Jehová Dios; la segunda de Satanás. Para llegar a la sabiduría benigna se requiere tener el entendimiento del temor de Jehová. Ya que creemos que el poseedor de la sabiduría benigna es Dios y la manifestó en Jesucristo de Nazaret. Así que por esta razón sus hijos temerosos a Dios, poseerán entendimiento de ciencia [razón (gr. nous)] y fe en Jesucristo de Nazaret. Como por ejemplos bíblicos tenemos a Moisés, que fue instruido en todas las ciencias de Egipto, es obvio que sabía matemáticas, ya que los egipcios eran grandes matemáticos de sus tiempos; José, años después de Moisés, llegó a ser gobernador de Egipto; el rey Salomón fue un sabio, que no hubo antes ni habrá después; “[…] disertó sobre los árboles (botánica)…disertó sobre los animales, sobre las aves, sobre los reptiles y sobre los peces (zoología)”. (1ª. Reyes 4.33); Daniel, Ananías, Misael y Azarías “[…] Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias, y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños.” (Daniel 1.17) en la última deportación de Israel a Babilonia, y los cuatro jóvenes hebreos se hallaron más sabios e inteligentes que todos los magos y astrólogos de todo el reino.

Para concluir este ensayo sobre el entendimiento terminaremos con varias tesis que en tiempo y forma demostraremos:

PRIMERA TESIS: La falta de entendimiento en el hombre causa fricciones, pleitos, problemas y guerras entre otros.

SEGUNDA TESIS: Casi nadie está construyendo un buen entendimiento en la sociedad.

TERCERA TESIS: Toda la educación está construyendo la mente carnal y/o ello.

CUARTA TESIS: El buen entendimiento que procede del superyó lo bloquean la necedad, la ignorancia, bajo nivel espiritual, el pecado.

QUINTA TESIS: Entendimiento humano significa inteligencia y sabiduría para llegar al pleno conocimiento científico y espiritual.

SEXTA TESIS: La ontología humana es tripartita, es cuerpo, alma y espíritu.

SÉPTIMA TESIS: El ser integro es alma=ello+espíritu=superyó. Integro es puro, santo, pleno.

OCTAVA TESIS: La teología bíblica y sistemática construye más alto el buen entendimiento.

NOVENA TESIS:   El espíritu humano que es donde radica la razón (gr. nous) o Inteligencia espiritual y esta  radica en el superyó.

El espíritu carnal  o sensibilidad del alma (gr. dinámeis) o mente carnal está se ubica en el superyó.

DÉCIMA TESIS: Los sabios que son entendidos son los que temen a Jehová Dios de Israel.

ONCEAVA TESIS: El buen entendimiento no lo enseñan en las escuelas.

DOCEAVA TESIS: El buen entendimiento se aplica en saber discernir  lo bueno de lo malo.

TRECEAVA: El hombre con un buen entendimiento debe entender las cosas materiales (ciencia) y las cosas espirituales (fe en Jesucristo de Nazaret).

CATORCEAVA TESIS: El buen entendimiento proviene de Jehová Dios a través de su Espíritu Santo, conectado al espíritu humano.