DÉCIMA ARRÍTMICA (primer borrador)

También he razonado
Que hay miles de sectas,
Compitiendo de última hora
Con la religión sui generis
De Jesucristo de Nazaret,
Que su esencia es, amigo,
El amor de Jehová Dios
Más la santidad y/o pureza
De cuerpo, alma y espíritu,
Que yo llamo, religión ontológica.

**********************************-
La esencia maligna de tales sectas
Es la misma de varios milenios;
Así mismo la religión única en su género
La esencia es Jesucristo de Nazaret,
Doctrina sistemática con Lógica
Más compleja, misteriosa y profunda
Que la propia física y matemática.
Siendo su teoría-práctica, amigo,
Como la armonía de la música,
Y la letra de un canto de un himno.

De Istar a la mujer de hoy

Desde la diosa mesopotamica Istar hasta la última diosa y/o diva del hogar se sigue practicando la adoración a la mujer, que le he llamado theluslatria. Esta palabra tiene su raíz etimológica en el griego y se compone de thelus=mujer+latreia=servicio, que significa “servicio y/o adoración a la mujer”.
Esta maligna adoración procede del paganismo y hoy se practica de manera inconsciente en una minoria del cristianismo.
Hasta donde he investigado, la adoración de la feminidad en el imperio mesopotamico era la adoración del espíritu de la muerte. Esta adoración se vino dando de pueblo en pueblo y de cultura a cultura en la misma esencia ritualística con sus respectivos cambios.
La transición de la adoración de Istar en el lll milenio a. C.± que fue la principal divinidad femenina de Mesopotamia, que se tenía por diosa del amor y del deseo, pero también de los combates bélicos. Posteriormente fue venerada en Asiria y en Siria con el nombre de Astorot. Así mismo se llamó Asera para los cananeos. Los griegos la asimilaron a Afrodita, convirtiendola en Astarté.
Es la misma ‘reina del cielo’ que en un tiempo atras adoraron los hebreos, por enseñanza de los pueblos paganos.
Hoy se entiende que esa ‘reina del cielo’ es María -que no es la madre de Jesucristo-, dicho por los Católicos en su “quinto misterio”, que reza …cuando María ascendió al cielo… Dicha feminidad Istar, Astart, Afrodita, Astarté, Asera, ‘reina del cielo’, María, Fátima, Guadalupe, Candelaria… y cualquier diva de Hollywood y/o sinagoga de Satanás -incluyendo el hogar- representan la misma muerte -del color o demonio que sea-.
La theluslatria o adoración a la mujer o idolatría a la mujer es la misma idolatria de todos los “santos”, hombres, satanás, demonios de diversos grados y rangos; que son principados, potestades, gobernadores de las tinieblas, huestes espirituales de maldad en las regiones celestes -espacio sideral y espacio atmosférico.
La encarnación de Satanás, demonio o muerte en un humano lo hace ser una divinidad maligna. Se cree que Istar, como otras diosas, fueron qadesh o sacerdotizas satánicas, que hoy siguen existiendo en muchas sectas satánicas. Los griegos llamaban a estas hieródulas, heteras o hetairas, que eran y son prostitutas baratas y/o caras.
Hoy los gobiernos de los yoes, familiares, constitucionales, eclesiasticos, globalizantes en la mayoría estan compuestos sus núcleos por una hetería que en la antigua Grecia era una sociedad sociopolítica y sectaria de grandes familias. La palabra hetería es cognado de hetaira y/o hetera que es prostituta o cortesana de las cortes -valgase reundar-. Hoy, nuestros gobiernos su fuerza y poder radican en dichas practicas inmorales y sodomismo.
Investigando desde mi juventud, he encontrado que las practicas y ritos inmorales de los pueblos paganos -incluyendo a la cultura romana, hoy Vaticano- el sexo heterosexual y sodomista, alcohol, droga e idolatría es la esencia del culto o rito a Satanás-muerte. Cabe hacer mención que la iniciación de qadesh, hieródula o sacerdotismo satánico en sus diversos niveles y grados masónicos, incluyen la pederastia como iniciación familiar. Es por esta razón que se proteje a grandes pederastas, sodomitas y prostitutas. Este tema esta más misterioso, complejo y peligroso que meterse a investigar a Bernardo Provenzano y la ‘cosa nostra’.
Para finalizar lo haré al estilo de tesis para razonar:,
+ Nada es nuevo en la tierra. Lo que fue, ya es y lo que es, será.
+ La theluslatría comenzó en Mesopotamia.
+ La adoración de la mujer es la adoración a la muerte.
+ Sólo hay dos verdades: una es eterna y la otra es finita.
+ A la mujer hay que amarla, no adorarla.
+ La mujer diva compite con el anticristo del fin de este sistema religioso, sectario, económico, político y social.
+ El diablo le dijo un sofisma a Eva: …y seréis como Dios…