CABALLEROS ESPIRITISTAS

 

Ya bien me conocen,
Como yo a ustedes,
Nada podrán hacerme,
Cobardes ocultistas.

Guerrear ya no podrán,
Contra este caballero,
Que es más que campeón,
Bien saben a qué me refiero.

Contra mi luchan y maquinan,
No sé cuando me di cuenta,
Lo que si estoy seguro,
Que se les terminó el tiempo.

Pueden probarme hoy,
Y en sus trampas caerán,
Se las causas de estas,
Aunque de mí no aprenderán.

Con que obstruyas las letras,
Nada ganas amigo ocultista,
¿El sartén tienes en mano?
Y te avala falsa ciencia.
Bellas letras tú haces,
Bellas en forma,
En esencia tengo lo mío,
Caballeros de sabritas.

Si quieres competir conmigo,
No se acepta mi hermano,
Alimento para el alma tengo,
Tú comida chatarra ostentas.

El mercado ya estudié,
Y a ti bien te conozco,
Los míos son ya míos,
Ábrete que llevo lumbre.

Poder ya no tienes,
Bien te tengo medido,
Neófito soy en esto,
Pero se lo que presento.

Caballero sé que eres,
Que te ocultas de tu hermano,
Tus saetas bien conozco,
Aunque te ocultes hermano.

Sé que me tildan,
De problemas de la mente,
A Cervantes lo tienen,
Por loco de remate.

Tu idea fue esa,
Que locura pensaste,
Enloqueciste más tú,
Por el ello y la libido.

Se a lo que temes,
Porque se tu problema,
Que te levante las faldas,
Y vean tu desnudez.

Yo no haré eso,
Ya que tus secretos enseñas,
Desvergonzado perpetuo,
Del confusión bien loca.

No te juzgo para nada,
Solo te advierto que sé,
Tus movidas y pasos,
Aunque tú ni me ves.

El <Aleph> no lo tengo,

Ni la ventana del mundo,
Al ojo que “todo lo ve”,
Ahora todos lo miran.

Contra espiritistas me levanto,
Y ocultistas de la CIA y FBI,
Dependencias de inteligencia maligna,
Que no pudieron con contra Jehová.

Muro de fuego soy,
¿Acaso no me ves?
Bien me conoces amigo,
Ya la prueba pasé.

No me conviene jactarme,
Pero es jactancia curricular,
La gloria sea a mi Dios,
Que por mí ya peleo.

Sé que me lees desde antes,
Pero estas armas no me conocías,
Golpeo con las dos manos,
Que son fe y razón unidas.

Sé dónde estás ahora,
No temas no te delato,
Gracias por ser tu esparrin,
Mira lo que soy ahora.

Soy tu amigo caballero,
Quiero estrechar tu mano,
Aunque ya nos medimos,
Sigo siendo tu hermano.

Traición emana de tu corazón,
Que para mí no proceden,
Las trampas que me pones,
En ellas tú mismo caes.

El león de América soy,
Injertado al de Judá,
Cachorro aun eres,
Que un día lo sabrás.

No te desafío hermano,
Es mi curriculum vitae,
Es mi Odisea cantada,
O andanzas de caballería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s