EL KABALLERO Y LA BRUJITA (CUENTO)

Eràse una vez, un Kaballero Jarocho,
De la que lanzaba jaras o flechas ardientes,
Que tumban oreja y rabo,
Cuando andaba en sus andanzas.

Sus andanzas eran crisis,
Al grado de enloquecer,
Y perder la conciencia,
Y de entrar al inconsciente,
Más consciente que la consciencia.

En una de sus andanzas,
Encontrose con una brujita,
Bella, bella e inteligente,
De la alta alcurnia.

El templado Kaballero,
Se enamorò de esta,
Porque esta era sabia,
Y era brujita sui generis.

Se hicieron de platicas,
Se tiraron piropos,
El ùnico problema era,
Que tenìan dueños.

El Kaballero Jorocho,
Hechizado està,
De la brujita de alcurnia,
Que no conoce la estirpe ,
De la del princìpe de jaras.

Para ese desembrujo,
Solo se necesita poco,
Un romance corto,
Y se acaba el hechizo.

Solamente un beso,
De una noche eterna,
Y se acaba el mal ,
Que bien trae tambièn.

Un dìa se encontraròn,
Y se diò lo que se daba,
Se salvo del hechizo,
Por esta brujita bella.

El kaballero esta libre,
Por un beso eterno,
La brujita sigue viva,
Y muchos en el averno.

Este cuento se acaba,
Del Kaballero y la brujita,
Que se amaròn una noche,
Eterna, eterna, eterna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s