DON QUIJOTE A SANCHO (EL SUPERYÒ AL ELLO)

Duerme, digo otra vez,
y lo dirè otros cientos,
sin que te tenga en continua vigilia
celos de tu dama,
ni te desvelan pensamientos
de pagar deudas que debas,
ni de lo que has de hacer
para comer otro dìa tù y tu
pequeña y angustiada familia.
Ni ambiciòn te inquieta,
ni la pompa vana del mundo te fatiga,
pues tus lìmites de tus deseos
no se extienden a màs que a pensar
en tu jumento (´a dar pienso a tu asno´)…

Don quijote de la mancha, ediciòn del IV centenario, p. 697-698.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s